Semlor caseros

Después del descubrimiento de los semlor, de ese momento mágico de comunión, llegó el momento de hacerlos en casa. Anders me dejó un fantástico libro de panadería y pastelería tradicional sueca (que estoy disfrutando como un verdadero poseso), me consiguió los ingredientes, y me invitó a que probara la receta de los semlor; sin enseñarme, sin dirigirme. Así que me puse a ello.

Es una masa enriquecida y fermentada con levadura y con “sal de cuerno de venado”. Bueno, así es como se ha llamado tradicionalmente al bicarbonato de amonio, hjorthornssalt (que es de donde se sacaba). Antes de la levadura química (Royal), se usaban otras sustancias para levar las masas, y una muy popular era esta. Lo maravilloso del asunto es que en panadería y pastelería sueca se sigue empleando este dinosaurio, en bollos y también en panes planos como el tunnbröd. De hecho, el romance amónico nórdico no acaba ahí, ya que los regalices más populares en los países nórdicos tienen salmiak (cloruro amónico), una sal que los hace salados y potentes.

BjHjorthonrnssalt

Es una de las cosas más curiosas con las que he hecho pan. Abres el sobre y apesta a amoniaco; de hecho, te entran serias dudas de si realmente vas a echar aquello en tu masa; pero vaya, que también he usado sosa caústica para hacer brezels.

BjHemaSemla3

Los semlor van aromatizados con cardamomo, lo que les da un toque especial (es maravilloso cómo combina el cardamomo con los lácteos), que casi se transfiere a la nata montada. Para la cena, con la complicidad de Anders y los ojillos que se le ponen cuando sonríe pensando en dulces, nos pusimos las botas con extra de mazapán en el relleno y extra de nata montada. Siguiendo sus instrucciones, yo lo tomé en un tazón de leche caliente (y con la tapa cortada en triángulo). “Ahora ya sabes a que saba mi infancia”, me dijo. Es especial; el bollo va absorbiendo la leche por la base, así que te tomas la parte de arriba fresca, seca: primero la tapa, luego empiezas a tomar la nata y el mazapán a cucharadas, luego lo mezclas con miga aromática, y finalmente tomas todo junto, incluyendo la parte inferior, que está totalmente empapada de leche tibia. Es sorprendente, los últimos mordiscos recuerdan mucho a una buena torrija, jugosa y llena de sustancia. Es inevitable cerrar los ojos, sonreír y pensar: “qué gente tan sabia” (cosa que también me sucede con la comida turca, la comida india y cosas sencillas como una sopa de ajo).

This entry was posted in Dulce, Pan. Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

11 responses to “Semlor caseros”

  1. Mapi says:

    arrrrgggg!! Pero como nos torturas y nos tienes sin poner la receta!!!! Please, pretty please??

  2. cecília says:

    Que manera de babear. Que suerte, te estás poniendo las botas .
    Suerte que me estoy comiendo una magdalena de naranja y chocolate jugosa, jugosa !! (receta de Izaskun)

  3. Mayte says:

    “Ahora ya sabes a que sabe mi infancia”.

    Que delicia de frase, de fotografía y de pan. Me has inspirado, pero tengo decidido no hacer pan otra vez (a ver si puedo aguantarme) hasta que este lista la primer masa madre, con la que planeo estrenar un brioche para consentir a mi Madre.

    He visto los tuyos con masa madre y por favor, quiero hornear ya. :D

  4. Holly Cocina says:

    Me encanta el regaliz, y con un toque salado aún más.

  5. Roger says:

    A que hora sale el próximo vuelo hacia la granja?

  6. pinchín says:

    espero los tus post con impaciencia, alégrasme el día! quedo siempre sonriendo y sin contar a nadie porque me queda esa cara boba.
    Hay que fermentar, masar pan (o semlor) y disfrutar! Gracias otra vez!

  7. […] bolusen holandeses y abuelo de los cinnamon rolls americanos; ademas de los bollos de pascua, semlor, existe una pléyade de elaboraciones dulces con masa fermentada. Ayer hice un pequeño máster en […]

  8. Maria la sueca says:

    Semla con leche caliente se llama “hetvägg” en sueco, pero es una palabra que tiene origen en el alemán (el sueco es un idioma germánico y tiene palabras alemanas mal traducidas). Proviene de “Hetwegge” que en alemán más moderno sería “Heißwecke”, donde “heiß” es caliente y “Wecke” es una palabra para decir pan. Resulta que, antes de empezar a comer este pan dulce con mazapán y nata, se calentaba los panes normales que se habían secado en leche para suavizarlos. Luego se empezó a usar para referirse a pan dulce y al final, en Suecia, solo a semla. Traducido literalmente al español, “hetvägg” significa “pared caliente”, pero en este caso “vägg” evidentemente era la palabra sueca que más sonaba como “Wegge/Wecke”.

    Se recomienda probarlo!

  9. Semlor says:

    […] masas, que aún se usa en los países del centro y norte de Europa, algo realmente increíble. Aquí un poquito más de información. Aunque no produce una ligereza igual, el hjorthornssalt se puede […]

  10. Semlor says:

    […] los dulces lácteos. Aquí cerca, el arroz con leche y las torrijas; más lejos, el rasmalai y los semlor. Algo en estos platos que me une de una manera profunda a ellos, haciendo que prepararlos y […]

  11. propecia says:

    […] propecia propecia […]

Leave a Reply