Pilavuna y rollo de mak

A veces memorizo involuntariamente frases de libros que me gustan. No tienen por qué ser grandes versos, simplemente frases. Como esa de “Catedral” que empieza “Este amigo mío del trabajo, Bud…”; o las preguntas a mi único contacto al otro lado de la frontera “¿Encuentra su amor respuesta en un veinte o veintidos por ciento de los casos?”; o la del libro de Dan Lepard que dice “Los británicos eran una nación de comedores de bollos…” Así que estas son las frases que te construyen por dentro.

Siempre que veo, o como, un bollo me acuerdo de esa frase de Dan Lepard. Lo bueno de estas frases es que, con el tiempo, las vas retorciendo en tu memoria, y se van acomodando a tus palabras y forma de hablar, a tus muebles sintácticos, vaya.

Estas últimas semanas me han traído buenos bollos.

Pilavuna y rollo de semillas de amapola

Lo de arriba es una pilavuna; me dijeron que es una especialidad de Chipre, aunque seguramente será popular tanto en Grecia como en Turquía. Yo la compré aquí en Londres, en Green Lanes, uno de los centros de la comunidad turca. Es uno de los panes más sorprendentes que he probado. Como se aprecia en la foto, la masa de pan es tan rica que va envuelta en una especie de tortita doblada en cuatro y espolvoreada con ajonjolí (fijo que los chipriotas cuando lo espolvorean piensan en una palabra tan bonita como ajonjolí). La masa contenida dentro es rica en queso y tiene además menta, canela y pasas. Todo ello se combina para que el sabor sea realmene único. La dependienta que me atendió en la panadería de Yasar Halim (un sitio a visitar en Londres) me comentó como la pilavuna es deliciosa caliente con una taza de té, así que tosté ligeramente esta de la foto (no tanto por tostarla como por calentarla).

Lo de abajo es un rollo de semillas de amapola y me lo trajo de Polonia mi compañera de trabajo Marta, que es de allí. Hace un año hablé de algo similar, aunque este era (obviamente) más fresco y sutil. El relleno está hecho con semillas de amapola, aunque en España todo el mundo diría que parece una especie de napolitana o espiral de chocolate. Yo con el tiempo he desarrollado una especial devoción por las semillas de amapola, sobre todo en bollería y repostería. La primera vez que tuve conciencia de ellas fue en Alemania, donde le dicen “Mohn”, así que durante años fue Mohn. Recuerdo que una vez, de viaje por Alemania en diciembre, tomamos un yogur especial de navidad, de Mohn y canela. Ultimamente lo encuentro más en recetas polacas (como el Makowiec) o centroeuropeas donde lo llaman “mak”, así que lo suelo llamar mak. El sabor y la textura del mak son dificiles de explicar, si bien podría recordar muy levemente a algo con almendra, digamos que “lejanamente amazapanado”. Cuando lo masticas, las semillitas de amapola crujen y te dejan los dientes sucios.

Esta entrada fue publicada en Dulce, Pan. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

8 respuestas a “Pilavuna y rollo de mak”

  1. MunduJr dice:

    Esteeee… comprar estas cosas por correo como que no… ¿no? Porque me estás dando una envidia que no sé si cogerme un Ryananair de esos de cuatro duros y plantarme en Londres o ir directamente a Chipre, ya puestos.

    Por cierto, el lunes pasado hablé (en un post de los de “de prisa y corriendo”) de un pan “comercial” bastante bueno que he encontrado en Donosti. A falta de uno hecho en casa… algo es algo.

  2. Patricita dice:

    Jo, esta Marta tiene que ser una chica muy maja, traerte esas cosas desde tan lejos, qué suerte :-))

  3. milcolores dice:

    Hace dos veranos fuimos a Chipre de vacaciones. Tengo muchos recuerdos de la isla que nos recorrimos en un cohe alquilado conduciendo “a la inglesa” por carreteras chipriotas y turcas pero recuerdo sobre todo el queso Halloumi y este bollo-pan pilavuna. ¡Qué bueno estaba!

  4. Ibán dice:

    A Londres, como bien sabes MunduJr, hay que venir :) porque con el ritmo que llevan aqui las cosas, faltas 2 meses y te han abierto 50 nuevos garitos, asi que siempre hay una excusa para venir a ver a la reina.
    Si, esta Marta es maja, deberias conocerla… el proximo dia mira a tu izquierda, es la chica que tienes a medio metro :P

    Ah, milcolores, y era parecido a lo que me vendieron a mi??

  5. Marona dice:

    ¡El sutto que me llevé yo la primera vez que comí un bollo relleno de Mohn! Creí que era chocolate, y cuando le hinqué el diente ¡horror! Pero prometo darle una segunda oportunidad… que tiene una cara el bollo ese… mmmh
    Besis!

  6. milcolores dice:

    Si, casi igual Lo he reconocido a la primera por la forma y los pliegues tipo tartaleta. ¿Te gustó?

  7. Cannella dice:

    No creas que voy a decir algo de estos bollitos, del crujido de las semillas de amapola y de la poesía del ajonjolí…Este tipo de
    provocaciones me dejan INDIFERENTE,y más si leo la frase “acompañan muy bien un té caliente”…
    Venía a verte SOLO para que me soltaras nombre y dirección de esa tienda italiana de Londres.Ya ves, la interesada.

  8. Ibán dice:

    Venga, Marona…el Mohn es algo flipante. Pasate un dia a Bratislava y pregunta por una freiduria donde te den un Ruske Pirovske de mak calentito (el de queso brinza no esta malo tampoco, pero no se le puede comparar)
    Jo, el pilavuna me parecio flipante. Suerte que tengo que en bici tardo un rato a Green Lanes, que si no me pondria mas gordo todavia!!!!

    Jijijiji, es que “sésamo” es tan vulgar, Bree ;)

    Pues la tienda es Terroni and Sons, 138-40 Clerkenwell Road, London EC1R 5DL (020 7837 1712). Esta al lado de mi trabajo, en el centro de la antigua comunidad italiana aqui en Londres, de hecho esta puerta con puerta con la chiesa (no te digo mas!!) http://www.italianchurch.org.uk/index.htm En la foto de arriba, es el toldo verde a la izquierda de la iglesia
    Y acabo de descubrir (buscando el nombre) que es una de las 2 tiendas italianas favoritas de Jamie (fijate tu!) lo pone aqui…http://observer.guardian.co.uk/foodmonthly/story/0,,971192,00.html
    Tienen passata Cirio, cosas del molino bianco, latas de tomate cherry (que ya me han dicho a mi, ya) y mil cosas que seguro que yo me pierdo por no ser italiano, claro. Ademas de cositas como muy “normales”, no tienes la sensacion de estar en una deli, sino en una tienda. Ademas, van cambiando los productos frescos, a veces vas y tienen baccala, otras veces buen queso fresco y pasta casera… si tienes morriña italiana y estas por aqui digo yo que ayuaria ;) Y anexo tienen un cafe donde dan cafe-cafe (un lujo en Londres) y hacen bocadillos con una pinta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *