Sopa de pan y grelos

Con un pan de espelta viejo y un poco de morcilla madrileña. No tenía patatas, así que le eché pan duro. Así, en plan telúrico y primigenio, tomayá.

Un mal pan es una tristeza, incluso cuando está fresco; con un buen pan, en cambio, uno se iría al fin del mundo, incluso viejo, como si fuera un buen amigo. Nunca defrauda y es fiel hasta el final.

SopaDePanYGrelos

Qué cosa decir sopa de pan. Qué bellas las palabras.

¿Hay médicos para curar la adicción a los grelos?

Esta entrada fue publicada en Pan, Sin más. Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

4 respuestas a “Sopa de pan y grelos”

  1. deivid dice:

    el que más cosas bonitas ha escrito a propósito del grelo fue don alvaro cunqueiro… a mi padre también le volvían majara los grelos cocidos y empapados de unto o de la grasa de los chorizos de lugo cocidos. todo esto es muy enxebre. amen.

  2. Olvídate, esa adicción no tiene cura, créeme, la padezco casi desde que nací. Pero ¿para qué ibas a querer curarte? ¡disfruta!

  3. Romi dice:

    Hola Iban,acabo de sacar mi primera hornada de pan de tu receta de “pan con nueces y pasas” del programa de David de Jorge, ante todo, deciros que soys dos tios autenticos y la pasión que transmitis es pura y desinteresada, algo carente en estos tiempos que corren y desde un rincón de Canarias daros mil gracias.
    Mi pequeña historia panarra, empieza un sábado cualquiera, cuando mi abuela Angela me mandaba a por pan, yo féliz cogía la talega y las perras embueltas en un pañuelo y tiraba millas hacia la panadería de Andresito. Tenía un enorme horno de leña, recuerdo las grandes palas con las que introducia y sacaba esos panes reondos y cumplios que metía en grandes cestas hechas de hojas de palma. Este hombre se jubilo y siempre he tenido la corazonada que murio, porque, nadie siguio con su oficio.
    No te aburro más, muchas gracias a los dos por traerme estas imagenes, olores y sabores al recuerdo.

    PD….El prefermento lo hice partiendo de tu masa madre, no es una tigre de bengala pero ya nos iremos conociendo con el tiempo.

  4. alicia dice:

    los he descubierto en una tiendita al lado de Zuricalday en Algorta. Pensaba que eran acederas…
    Me intrigan, voy a tener que probarlos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *