El bollo de mantequilla de Bilbao

Este es el post del bollo de mantequilla de Bilbao. Hace tiempo le dediqué una pequeña reseña llena de nostalgia a esta joyita bilbaína. Basicamente se trata de un bollo suizo abieto por la mitad y relleno de mantequilla batida, de pastelería. Como estoy unos días por Bilbao, he tenido tiempo de cumplir un pequeño sueño, una peregrinación bollísitica. Sin intención de decir “este es mejor” o “este es peor”, he ido a cinco pastelerías de toda la vida del centro de Bilbao para llenarme de bollo de mantequilla, ver sus cualidades y, tal vez, ahondar un poco en el alma bilbaína.

Bollos de mantequilla en sus paquetitos
Por suerte para los bilbaínos (o bilbainos, como se hacen llamar los más bilbaínos), hay en Bilbao muchísimos más obradores que estos cinco de mi elección. Los bollos los recolecté una mañana de domingo en el ensanche de Bilbao. Ese nuevo Bilbao que surgió a finales del s.XIX cuando el corazón original del bocho, sus siete calles y aledaños, estaba saturado. Puede que fuera en ese momento, con el cambio de siglo y la llegada de los cafés a Bilbao, cuando se importara la afición por el bollo suizo y su rica miga. Sea como fuere (los más interesados podéis leer a Manuel Montero o Carlos Bacigalupe escribiendo deliciosamente sobre el tema), Bilbao disfruta desde hace tiempo de una gran cultura cafetera y bollística, expresada en un sublime café con leche (es puro vicio, lleva leche concetrada) y una gran variedad de bollos y pasteles para acompañarlo: el bollo de mantequilla, el pastel de arroz, la Carolina, la Cristina, el jesuita, etc.

Pero vamos a por el bollo de mantequilla, los bollos, en cuestión. Para ver los bollos como si estuvieras en Bilbao, pincha sobre cada imagen.

Bollos de mantequilla de 5 pastelerías de Bilbao
De izquierda a derecha: New York, Arrese, La Suiza, Nts. de M. Zuricalday, Don Manuel. Por su forma, tal vez el más ortodoxo sea el segundo, el de Arrese. Esa forma ovalada y perfecta, algo brillante, con azúcar repartido homogéneamente en la superficie y la mantequilla que se adivina saliendo por el corte que lo recorre de lado a lado: este es el bollo de mantequilla canónico.

Antes de catarlos (bien acompañado para la ocasión), los pesé. Van desde los 72 hasta los 105 gramos (poca harina para los 1,15€ – 1,25€ que valen), pero la mayoría están entre los 75-85 gr. Sorprendentemente, el segundo y tercero (Arrese y La Suiza) pesan practicamente lo mismo, pero el de La Suiza es casi el doble de grande. Esto nos puede dar una idea de las diferencias en miga, ingredientes y tiempos de fermentación, una auténtica galaxia bollística. Si a esto le añadimos las variedades en mantequilla, ¡es un universo bollístico!

Pero veámoslo más de cerca, aquí están. Pincha sobre las imágenes para dar un buen mordisco a cada bollo.

Bollo de mantequilla de la pastelería New York, Bilbao
Bollo de mantequilla de la pastelería Arrese, Bilbao
Bollo de mantequilla de la pastelería La Suiza, Bilbao
Bollo de mantequilla de la pastelería Nts. de Martina Zuricalday, Bilbao
Bollo de mantequilla de la pastelería Don Manuel, Bilbao
Las migas difieren sorprendentemente. La de Zuricalday pudo ser la más equilibrada, ni muy hinflada, como La Suiza, ni muy panosa, como la de Arrese. La de Don Manuel era la única que difería en tono, ya que era la más amarillenta.

¿Y las mantequillas? Un visitante preguntó una vez en un comentario de este blog: “¿De qué está relleno un bollo de mantequilla?”; creo que es una gran pregunta, ya que es la combinación fundente de mantequilla y miga lo que da su magia al bollo de mantequilla. Estos cinco bollos varían mucho en cuanto a cantidad y tipo de mantequilla. El que más tenía era el primero, el del New York; tenía mucha pero era casi como nata montada, muy ligera. En el otro extremo, el de Zuricalday tenía lo más parecido a mantequilla casera. Las que más nos gustaron por textura sedosa y sabor (ni dulcísimo ni soso) fueron con diferencia la de Arrese y la de Don Manuel.

La verdad es que (como se puede ver en la imagen inferior) fue un proceso laborioso, una prueba de resistencia solo apta para auténticos chimbos (como se conoce también a los bilbaínos).

Cata de los bollos de mantequilla en una mañana bilbaína
Fin de la cata de bollos de mantequilla
Poco a poco fuimos trasegando el café (sí, también se pueden tomar los bollos con ColaCao) y los bollos. Con esa sensación placentera, dominical y ociosa.

Mis sitios favoritos para tomarme un café con leche y bollo de mantequilla los últimos años han sido Don Manuel* y el New York. Curiosamente, el de Don Manuel fue el que más nos gustó a todos (pero, claro, sobre gustos no hay disputas).

Queda pendiente para la próxima visita a Bilbao un post sobre los otros clásicos para tomar con el café en Bilbao (a saborear preferiblemente en una “degus”, que es como se llaman en Bilbao las pequeñas cafeterías de charla y sirimiri).

* Otra nota triste para Bilbao. Después de el Motrikés y el Basaras, el Don Manuel que conocíamos ha desaparecido. Lo han renovado con irrefrenable frenesí de modernidad. Donde antes había una pastelería con tres o cuatro taburetes y un ambiente tranquilo y sobrio, ahora hay un lugar con aspiraciones, de lineas puras, donde reina el negro (combinado con el blanco); las luces son apliques cúbicos negros y los tiradores de las cajoneras son perfectos cubos plateados. Su deliciosa gama de pasteles la sirven ahora en platos cuadrados y las tazas llevan ahora su nuevo logotipo que, como no, está escrito en minúscula.

PS: Más pasteles de Bilbao, carolina, pastel de arroz, etc. (marzo 2007).

Esta entrada fue publicada en ¿Vienes a cenar fuera?, Bilbao, Dulce, Tíoteorías. Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

51 Comentarios

  1. Mª Pilar Esteban Sai
    Publicado 10 diciembre 2014 en 21:34 | Permalink

    Los mejores bollos de mantequilla en pastelería “ARRESE” en la Gran Via, también los rusos, las carolinas, pasteles de arroz, todos ellos típicos de Bilbao y de paso comprad las trufas de Cointreau y de nata, las mejores del mundo y tienen mucha fama.
    Los zuri beltzas buenísimos, pero son típicos de Gernika y se compran allí.
    Para quien no haya probado la tarta de la baldosa de Bilbao, se la recomiendo, yo la suelo comprar en Aberasturi, junto al Corte Inglés y además hay de ración con su cajita con la forma de la baldosa para llevar.

10 Trackbacks

  1. Por ¿Te quedas a cenar? » Bollos en Barcelona el 15 septiembre 2008 a las 00:25

    [...] Un regalo venido de lejos, bollos de mantequilla. [...]

  2. [...] Después de aquello, a la primera ocasión que tuve, le hice un pequeño homenaje a la carolina (aquí); fue algo de urgencia, en una escapadita a Bilbao (la foto estaba hecha con el móvil). Después ya me metí de lleno con la carolina y el resto de dulces bilbaínos (aquí); y aún más en profundidad con el bollo de mantequilla, ese tótem bilbaíno, faro que nos ilumina (aquí), que ya había tratado/añorado hace más tiempo aún (aquí). [...]

  3. [...] En Bilbao, lugar de buena pastelería y gente amante de los bollos, el xuxo no es muy apreciado, la verdad. Normalmente es industrial, un pastel “de segunda”; es más, puede que las pastelerías de renombre ni lo tengan. Pero aquí en Barcelona (y en otros sitios de Cataluña, por lo que me han comentado) el xuxo es otra cosa: algo excelso, delicado, sutil. En lugar de ser una masa frita algo basta, es una masa ligera que en el exterior te recuerda a un cruasán frito, enrollado y con finísimas capas crujientes. [...]

  4. [...] propuesto hacer un pequeño homenaje al llonguet (como hice en su día con cosas bilbaínas como el bollo de mantequilla o la Carolina). El otro día hablé con el panadero, Agustín, y le pregunté por el llonguet. Él [...]

  5. Por Breakfast at the Iruña « Tichas-Pikchas el 19 diciembre 2009 a las 16:26

    [...] Nota: para los que no tengan la suerte de saber lo qué es el bollo de la foto, les remito a un post de Ibancito. [...]

  6. Por Semla el 7 marzo 2011 a las 00:07

    [...] en Uppsala, y ahí que me fui con Markus. Él es sueco, y creo que no ha visto en su vida un bollo de mantequilla, ni puede entender el momento de iluminación que un semla supone para un auténtico amante de los [...]

  7. Por Souvenirs de Bilbao | kultipsbilbao el 8 noviembre 2011 a las 11:43

    [...] otro día una amiga me descubrió un blog  que me ha gustado mucho. Uno de sus posts,  http://tequedasacenar.com/el-bollo-de-mantequilla-de-bilbao/, versa sobre el bollo de mantequilla de Bilbao y,  al más puro estilo sumiller, el bloguero y [...]

  8. Por Sopa de tallarines y costilla el 25 febrero 2012 a las 00:45

    [...] siempre un chinito cerca, igual que un menú del día, o un café que dé buen café (lo de los bollos de mantequilla lo podemos negociar más adelante). Este de la foto es el Ouhua, en Puente de Vallecas. Tienen [...]

  9. [...] la suerte de probar los originales, que solo he visto en foto gracias a reportajes como el de Ibán Yarza. Son unos bollos ligeros y esponjosos, que me recuerdan a las meriendas de infancia con ese relleno [...]

  10. [...] Aquí podrán conseguir la información completa sobre este delicioso dulce [...]

Publicar un comentario

Tu correo nunca es compartido ni publicado. Los campos requeridos están marcados *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *