Labne casero y panes planos

Me apetecía servir un poco de labne con zaatar en el curso de panes planos; después de buscarlo infructuosamente, lo hice en casa escurriendo yogur. Como no tenía mucho tiempo, partí de yogur griego, que ya está más concentrado. En menos de 24 horas la textura era muy buena, con un poquito de sal, y a disfrutar; con el pan iraní, unas pitas, o un poco de ensalada con pepino y cilantro.

LabneCasero

Panes planos de los que se cortan con las manos. Pita de miga, tan rápida de hacer como de comer. Un knackerbröd brutal que se empieza a elaborar diluyendo masa madre de centeno en leche y miel; el resultado es antológico. Para no dejar de untar, pan de inspiración marroquí, un khobs (jobs) con un tercio de sémola de trigo duro y un toque de aceite de oliva; tierno y suave.

CursoPlanosPitaCursoPlanosKnackerCursoPlanosMarroqui

Tras el taller, los restos de labne y zaatar con unas aceitunas marroquís.

CursoPlanosLabne

Los momentos fugaces.

Esta entrada fue publicada en Cursos, Pan, Queso. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

11 respuestas a “Labne casero y panes planos”

  1. cesc grau piñol dice:

    Felicidades de nuevo, por convertir un taller de pan en una velada divertida, donde se aprende y se comparten experiencias que muchas veces van más allá de la cocina. Y sí, ya tengo otra vez el horno a punto para hornear una hogaza de centeno, que me hará sentirme orgulloso y feliz… Esta mañana, después de oler esa masa madre de centeno me han entrado unas ganas irrefrenables de hacer uno de esos panes de centeno, que para mi, es la versión más salvaje del pan… otra de las puertas que has abierto.

  2. leticia dice:

    …. estuve a punto d apuntarme a ese taller y ahora veo esas fotos y me arrepiento d no haber sacado tiempo para ello… profundamente y con el estómago, por cierto ;-)

  3. Niklas dice:

    Qué buena pinta tiene todo. Estoy ahora mismo con las manos en varias masas, entre otros una para naan, basado en levadura madre de trigo. Pero creo que he usado agua demasiado caliente, que la masa no crece como se puede esperar…

    Una preguntilla: El labne, cómo lo escurres? Por la pinta parece que has usado un trapo de cocina. O lo has hecho de otra manera? (Creo que lo he visto hacer con filtros de cafe de papel.) Y tiene algo más que yoghurt?

    Gracias.

  4. Maite dice:

    Labne casero! qué tremenda es la envidia! ya he estado buscando como hacerlo (Ayyy, este google es una caja de sorpresas) me falta la bolsa; nada que no se pueda arreglar mañana… en fin, que a estar alturas ya he desgasificado mi masa y está reposando para la segunda subida… pensaba hasta cocer alguna pieza con azucar y canela, para variar… tú truco para que brille o voy a usar… mira que lo intenté una vez con maicena y no me quedó muy bien; creo que espesó demasiado así que ésta vez lo haré más claro… esos momentos fugaces me han dejado prendada… me voy a crear los míos…

    ñfl,f.lf.f.f.f..

    `ptlrlñghlhlñhñh

  5. Maite dice:

    La posdata es de Lucas! había estado escribiendo un manuscrito que creí haber borrado entero pero ahora veo que dejó un mensaje escondido…

  6. Macadi dice:

    Que pinta Iban, porque no te vienes a vivir a Cantabria y montas aquí tu taller!!!!

  7. Sally/Cecília dice:

    Ostras , que envidia cochina !! Espero que lo repitas y que te esperes a poner el taller en otro lugar.
    Me muero de ganas de desquitarme con el de panes centroeuropeos, que me pierden !!
    Salud y muuuuucha saliva.

  8. eugardin dice:

    Me gustaría que colgaras alguna receta, como por ejemplo la del pan plano, me encantaría, muchas gracias por hacer mas saludables nuestros panes.

  9. Núria dice:

    Que bueno, que bueno…y todo lo que apredemos con tus entradas.
    un beso

  10. Fernando dice:

    ¡Fántastico taller!. Es como estar en el más allá, en esa cocina blanca, sobre esas preciosas mesas, con tremenda buena compañia y sin parar de aprender, de sorprender, de disfrutar.
    Gracias por tan buenos momentos.

  11. Ana dice:

    ¡Qué gozada Ibán!
    Por cierto, ¿de dónde sacas el zaatar? Ayer Ottolenghi publicaba una receta en el Guardian que lo lleva y él decía que lo compra por internet. ¿Algo menos complicado?
    ¡Gracias y un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *