Diario de un aprendiz de panadero: panes

Cuando vine aquí sólo pensaba en pan; en panes, para ser más concreto. Había hablado con Yotam Ottolenghi y con Dan Lepard (propietario y creador de los panes), y me habían dicho que era una gama corta que hacía énfasis en los ingredientes y en largas fermentaciones, ya está. Pero la verdad es que, después de estas noches, el pan en sí es sólo una parte de lo que estoy aprendiendo. Digamos que he templado ese ansia, esa urgencia por tocar, por sentir las masas. He aquí una pequeña nota distendida sobre los panes que hacemos cada noche.

Aunque en mi vida hago continuamente bastante pan, soy una persona de una receta; me gusta repetirla, probarla una y otra vez, ir conociéndola y haciendo ligeras variaciones (o ninguna) para ver como emergen los pequeños matices: las harinas, los tiempos, los factores externos. El pan que comemos en casa es la misma receta de la que he hecho cientos de variaciones en más de 4 años. Así que la repetición de estos panes colma mis aspiraciones de observación y estudio. Tan sólo me gustaría poder quedarme aquí todo el año, para ver cómo se panifica en otoño, en invierno, etc.

Aquí también prima la sencillez, y tenemos nuestro librito con las fórmulas: cada noche empieza por el de fermentación más larga, el sourdough. Un pan con motivos para ser el favorito de cualquiera: una madre poderosa con un sabor complejo, y una mezcla de harinas soberbia: trigo, centeno… Es un pan en cuya elaboración se invierten tres días, un cóctel de aromas y gustos formidable: cereal, regaliz, crema agria, caramelo, etc. Ottolenghi es famoso por sus desayunos, y me imagino que una tostada de sourdough simplemente con mantequilla puede colmar las aspiraciones del más exigente. En la foto la miga sale más clara de lo que es, tal vez en las fotos de las comidas que puse ayer se aprecie mejor.

DAPPANSaradoCut

El de centeno es un primo lejano, también elaborado con masa madre, y de nuevo con una mezcla de harinas que intenta exprimir el máximo sabor. Aunque es un pan de centeno al estilo centroeuropeo, no es tan denso como pudiera parecer. Eso sí, la masa es tan pegajosa que hay que bolearlo en plan chotis, en un centímetro cuadrado, casi acariciándolo. Entre otras cosas, lleva copos de avena y miel, para dar aún más humedad a la miga, prolongar su duración y enriquecer su gama de sabores.

DAPPANRyeMasaDAPPANRyeCut

Mientras fermenta el sourdough hacemos el pan más rápido, el stiratto (mis polacos alucinaban cuando les dije lo que significaba stirare). Antes se hacía en largas barra rectangulares, estiradas, pero ahora lo hacemos en panecillos, tipo chapatitas. Es muy esponjoso y con una estructura muy abierta. Hay que andar con ojo con el horno, ya que son unos panecillos ligeros, y se te pueden tostar por menos de nada.

DAPPANStiratos

Otro pan de inspiración italiana que hacemos es la focaccia; la hacemos con diferentes ingredientes (de hecho, los cambian cada año). La que más me ha sorprendido es la dulce, de uvas y semillas de hinojo. Según sale del horno se le dan un baño dulce, es una cosa muy chocante, ¡y rica!

DAPPANFoccaGrape

El fin de semana hay un pan especial, el de cinco semillas. Tanto por dentro como por fuera va llenito de semillas (¡curiosamente no son las mismas!). Cuando metes el pan al horno, las semillas de sésamo empiezan a chisporrotear como si fueran palomitas de maíz, y cuando abres la puerta a media cocción, sale un vapor lleno de olor a tostadero de café.

DAPPANSeedCrate

El pan que se ha hecho un hueco en mi corazón panadero es el que menos esperaba: el italiano. Lleva polenta, harina italiana de trigo blando y una biga que le da un carácter profundo. A pesar de ser blanco y muy esponjoso, dura varios días bien fresco: ha sido toda una sorpresa. Lo hacemos en varios tamaños: desde panecillos para bocadillos, hasta una gran barra de casi 2 kilos para los desayunos (tienen tostadoras de colores cuyo cable cuelga del techo, así que cada uno se monta el desayuno a su gusto).

Este pan da gusto prepararlo, darle forma, comerlo, ¡hasta me encanta mirarlo mientras descansa! (En la foto inferior en unos larguísimos banastillos.)

DAPPANItalianSmallRestDAPPANItalianLarge3

Otros panes que hacemos van desde unos brioches barrigudos que se salen de sus moldes (y los briochitos para los bocadillos), hasta un lavosh crujiente con semillas de sésamo, calabaza, nigella e incluso miel.

DAPPANBriochesDAPPANLavoche

La verdad es que, cada vez que me paro a pensar en estos panes, me parece asombroso y me provoca respeto (y admiración) que se hagan todos aquí, por la noche, en este pequeño obrador en mitad de Londres. A veces me pregunto qué pensará la gente que se los come (es una preocupación que no suelo tener cuando hago pan en casa); me pregunto si pensarán en mí, en nosotros, los panaderos polacos. Aunque hemos vuelto al tecno polaco duro, aquí va mi canción favorita de este verano: W drodze, de Artur Rojek, el cantante del grupo Myslovitz, mi grupo polaco favorito.

Esta entrada fue publicada en Diario de un aprendiz de panadero. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

12 Comentarios

  1. Aurora
    Publicado 28 agosto 2009 en 10:14 | Permalink

    MUchas gracias por compartir estas experiencias con nosotros. Sigo tu blog y estoy entusiasmada y deseando que pase tanto calor (estoy en Sevilla) para volver a intentar hacer la masa madre. Saludos para tí y para tus compañeros polacos.

  2. Publicado 28 agosto 2009 en 10:20 | Permalink

    Hola Iban!

    Me encanta leer lo que escribes de este viaje a Londres que te has montado. Suelo estar esperando cuando pones un post nuevo. Das mucha envidia… jejeje. Yo estuve trabajando en un obrador en el que hacíamos platos precocinados para una carnicería durante 6 meses, y aunque era un trabajo duro, aprendí muchísimo y lo disfruté mucho.

    ¿Vas a hacer un curso por Bilbo o Donosti al final? Si lo organizas avisa, e? Que si puedo, voy a ser la primera en apuntarme…

    Muxu bat,

    Olaia

  3. Publicado 28 agosto 2009 en 11:59 | Permalink

    Hola Iban,

    estoy absolutamente enganchada a tu diario panaderil de este verano. Tengo pendiente una visita a Londres, y tal cual aterrice me voy a ir derechita a probar esos pases de ottolenghi, porque entre tus fotos y tus explicaciones se me ha hecho la boca a agua.
    Gracias por compartir tus experiencias.

  4. gaspar rey
    Publicado 28 agosto 2009 en 12:26 | Permalink

    poder compartir contigo esas experiencias es algo impagable. muchas gracias por tu entusiasmo, haces pensar que no todo esta perdido mientras haya personas capaces de sentir y disfrutar vitalmente como tu lo haces, y sobre todo, transmites a los demás. desde cocina futuro te agradecemos la vitalidad que nos contagias.

  5. Publicado 28 agosto 2009 en 15:12 | Permalink

    Menudo pan (sourdough)!!! Me encanta tu blog!!

  6. idu
    Publicado 28 agosto 2009 en 16:25 | Permalink

    Yo me pido un poco de cada uno! Tal y como los describes casi hasta llego a imaginar su sabor..
    Lo que te ha comentado Olaia, si montar algun cursillo por aqui, avisa que yo tambien me apunto!

  7. Pepa Maca
    Publicado 29 agosto 2009 en 01:45 | Permalink

    Thank youuuuuuuu!
    (no tengo palabras…)

  8. Publicado 29 agosto 2009 en 13:49 | Permalink

    Todos esos panes son un primor y tal como lo narras,me reafirmo, hay que hacer un viaje de peregrinaje a Ottolenghi, ha quedado claro que merece la pena y que es un negocio ejemplar.

  9. Publicado 29 agosto 2009 en 16:35 | Permalink

    Pero bueno Iban, no te puedes imaginar el gran placer que provocas con cronicas desde Londres, abres una ventanita maravillosa a un mundo ídem. Mil gracias por compartirlo y por sembrar esa pequeña semilla del gusto por lo sencillo y lo auténtico, que está calando muchisimo!
    Feliciades!

  10. Publicado 29 agosto 2009 en 23:53 | Permalink

    Gracias por compartir tu fantástica experiencia, se ve que disfrutas al calor del horno incluso en Agosto…
    Un abrazo.

  11. Rosa Mª
    Publicado 30 agosto 2009 en 04:29 | Permalink

    Ay Ibán, me parece que habrá que plantearse en serio un peregrinaje como dice Cris a Sant Ottolenghi.
    Yo creo que todos los adicto-enfermos-ferviente-seguidores-panarres llenariamos un par de aviones….como mínimo!!!!!!!!

  12. gesla
    Publicado 31 agosto 2009 en 10:01 | Permalink

    Eres incansable! Gracias por compartir tu diario panaderil.

Publicar un comentario

Tu correo nunca es compartido ni publicado. Los campos requeridos están marcados *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *