Salchichas de Frankfurt con puré de patatas Maggi

De niño me crié en casa de mis abuelos. Mi abuela era una gran cocinera, la mejor que he conocido, digamos que en su abecedario culinario y en su cocina no habían entrado las novedades gastronómicas del siglo XX (ni posiblemente las del XIX). Allí no existía la margarina, ni el chopped, ni los corn flakes, ni los frankfurts, ni la nocilla, ni la coca-cola, ni las latas, ni el ketchup, ni nada de todo aquello. La comida se hacía siempre con ingredientes frescos traídos rigurosamente día a día del mercado. La nevera estaba siempre vacía; lo único con lo que podías contar era con un paquete de papel blanco de mantequilla Las Nieves. Y en el armario de la despensa, una tableta de chocolate Valor.

Cuando, de adolescente, nos fuimos a vivir a otra casa, un mundo nuevo se abrió ante mí. Recuerdo que 3 días a la semana comía solo. Llegaba del instituto sobre las 3 y, casi a diario, me hacía este plato. Un paquete de salchichas de Frankfurt (en aquel momento Campofrío sacó sus Jamongús, el no va más) cocido y troceado dentro de un paquete de puré de patatas Maggi, con mucha mantequilla y denso cual mortero de cemento.

FrankfurtPure

Este plato me hizo feliz durante años, como preludio a un documental sobre las bestias salvajes del Serengueti o el Okavango.

Esta entrada fue publicada en Guarradas. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

14 respuestas a “Salchichas de Frankfurt con puré de patatas Maggi”

  1. Gaby dice:

    HOla :) la primera vez que encontré su blog, fue cuando buscaba en google información sobre masa madre, y me condujo a este sitio, y siempre regresé. Me dio ternura lo que dice de su abuelita, que en su cocina no habia novedades del siglo XX ni XIX jaja, pero por supuesto su abuelita cocinaba muy sano. Saludos :)

  2. A mi me encanta ese puré y esas salchichas.

  3. Noema dice:

    ¡Genial! Lo mío fueron las sopas de sobre, también de Maggi, allá por la adolescencia cuando empecé a quedarme sola en casa los fines de semana. ¿Seremos la generación Maggi?

  4. Maria C. dice:

    Mis primeros pinitos fueron con el arroz a la cubana , para mi el ‘hit’de la comida del colegio ya que no se hacia en casa.
    Bastantes años despues experimente con el pure de patata instantaneo-pegotón (que daba poco trabajo) y tambien lo comia con salchichas de frankfurt y mucha pimienta por encima para matar el sabor a ‘maggi’. Cuando ‘descubri’que para hacer un pure pegoton bastaba con no triturar el liquido de cocion (eureka!) un nuevo mundo de pures se abrio para mi y la bolsa de maggi …se cerro para siempre.

  5. Maite dice:

    jajajajajajaja! Yo me parto! este menú fué durante unos años, la cena habitual que nos zampábamos mi hijo Álvaro y yo. Era mi mejor recurso esos días que llegaba a las tantas de trabajar y no me apetecía hacer el huevo… así, tal y como lo pones, igual , jajajajaja : no hacia falta ni tenedor ni cuchillo. Solo un cuenco y una cuchara… menos para fregar. Y nos plantábamos delante de la tele, los dos en el sofá hasta que nos quedabamos dormidos… y ya que estoy de confesiones, si teníamos mucha hambre, le añadía un par de picatostes y a disfrutar!

    Y a cerca del sabor a Maggi: yo lo tengo plantado en el jardín, porque me encanta. En cualquier sopa, caldo o salsa… uhmmm… la primera vez que nos vimos, nos presentó mi vecina, una señora mayor con un acentazo a dialecto del ocho… me dice: es “lustockl” … la llaman también la hierba de Maggi. Cuando llegó Günter a casa, le cuento: le he echado a la sopa “lustockl” … casi se parte de la risa! En fin, cosas de Austriacos! La hierba de Maggi se llama Liebstöckel y sabe justo a eso: a Maggi!!!!

    Sensacional!

  6. gemma dice:

    Eso era lo único que cqueria comer de pequeña, mi madre, resignada a mis llantos, compraba paquetes de 25 kilos y cuando me despistaba me camuflaba en el pure con salchichas las cosas que no queria ni probar. Ahora lo como cuando estoy enferma, es lo unico que me apetece

  7. JB dice:

    es el combustible habitual de todo montañero!!!

    anda que no me he pasado horas con el fogoncillo entre manos, delante de la tienda, mirando como se pone el sol, en algun valle perdido del pirineo

    v’sss

  8. Blanca dice:

    Dios!!! por fin alguien a quien le gusta el puré de patata cual masilla para tapar agujeros…!!!! és el no va más, puré de patatas maggi, con leche, no con agua, y con mantequilla, muchísssima mantequilla, nuez moscada y pimienta negra. Hummmmmm….. pero qué rebueno. Yo lo como mezclado con atún, con trocitos de anchos puestos por encima, cubierto con queso emmental y gratinado o versión más fina, puré de patata, manzana rayada y butifarrón de cebolla o de arroz……………… De vicio. Creo que se nota que es la hora de comer y me muero de hambre. Un besote.

  9. caterina dice:

    que bonito el post! que rico el puré de patats maggi… mi madre lo hacia con atún, y era tan pegote que notabas los copos del puré… delicioso.

    mis primeros pinitos en la cocina fueron los macarrones con toneladas de tomate solís, de inconfundible sabor dulzón. Aunque ahora ya me he pasaso al placer de cocinar la tortilla de alcachofas de la abuela, sus panallets también (para mañana!), el caldo de navidad de mi madre, croquetas caseras de una recetilla que tengo por ahí…

  10. María dice:

    A mi hijo le encanta. Mirad que cuando hago puré tengo que hacer dos versiones la de Maggi que nos gusta al enano y a mí. Y el de verdad que le gusta a mi marido, bueno a mí también si las patatas son buenas.
    A mí me soluciona comidas de sábado después de haber ido al partido de turno, dar un paseo y llegar a casa y ver que ese sábado no viene mi marido a comer….

  11. Asier dice:

    Super socorrido el puré de sobre con salchichas (cuanto más baratas, más ricas).

  12. pancho dice:

    La casa de mis abuelos era igual, con una nevera casi vacía. Encima tenian huerta y hasta las meriendas eran a base de “dulce de manzana”, una mermelada espesa como el membrillo.
    Nuestra cena favorita en casa de la amama era patatas fritas, con salsa de tomate q embotaba ella misma.
    Encontré tu blog buscando losbollos de mantequilla de la zona de Bilbao.
    Aprovecho para comentarte q según mi abuela, q era de urduliz y a quien no había nada que gustara más en este mundo q las romerías populares y salir a merendar pasteles, el pastel de arroz se llama así pq antiguamente se hacía con harina de arroz.
    Y otra tontería, nosotros a la carolina le llamamos colineta

  13. Jimena dice:

    Llámame “clasista” pero… Ibán… ¿puré de patatas Maggi? ¿en serio? :D
    Hoy volví de cierto banco de políticas estúpidas y personal al tono (nota personal: nunca sacar una cuenta allí), cuyo color emblema era el mismo que el de unos pimientos morrones magníficos en la verdulería de enfrente y luego de ver tu post con los pimientos al horno, pues que tengo un boquete de hambre de dimensiones descomunales…

    Supongo que debo agradecer el viaje al banco el hecho de haber visto esos pimientos tan seductores y pepones… hay que pensar en positivo :)

  14. Mar dice:

    Je, je, je yo también en el instituto comía sola en casa, tuneando siempre la comida que me había dejado mi madre preparada!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *