Pancitos planos de sátar y levístico

El año pasado hice un pan con sátar (zatar, zaatar), y desde entonces casi todos los meses pienso en hacer un pancito con esta mezcla de especias con sabor profundo de Oriente Medio. Me parece que es un sabor que combina fantásticamente con pan. De hecho, la primera vez que lo probé fue untado con pan y aceite, gracias a un amigo con familiares de por allá. El sabor del satar es, por decirlo así, exótico y misterioso. Este fin de semana he hecho un par de pancitos planos; uno con sátar (el de la derecha) y otro con levístico (apio de monte).

Pancitos de levistico y zatar
Levistico, apio de monte, lovage

La primera vez que leí acerca del levístico (lovage en inglés) fue a Nikki Duffy, (“This year, I’ve fallen in lovage“, me encanta) en uno de los maravillosos artículos semanales que tenía en el Guardian, en los que cada semana hablaba de un ingrediente (siempre estoy con la idea de proponérselo a los semanales españoles, cuyas páginas de cocina son un poco plof). Recuerdo que esos artículos eran lo primero que leía nada más abrir la revista. Nikki Duffy explicaba con sencillez ingredientes desde el membrillo hasta el levístico. En su artículo ella hablaba de la hoja, pero la semilla me ha dado un resultado espectacular, así que ya la estoy plantando para cocinar también con la planta…las umbelíferas son muy agradecidas.

Así como el anís recuerda algo a su primo el hinojo, el levístico tiene un olor tan penetrante que podría recordar a la alcaravea (mezclado con intenso romero y tomillo). Cuando lo mueles suelta otros aromas algo parecidos al comino. Así que, con toda esta alcurnia, está claro que es una gran semilla para hacer pan.

Para estos panes usé masa madre de harina de fuerza y después añadí harina “brown“, un tipo de harina “ligeramente integral”; vamos, que es de un bonito marrón claro uniforme. Le quitan la cáscara más gruesa y lo demás va molido fino fino, sin pintas.

No estoy muy contento con cómo quedó el pan en sí (miga, corteza, etc.), pero el sabor es fantástico; de todo se aprende.

Esta entrada fue publicada en Pan. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

9 respuestas a “Pancitos planos de sátar y levístico”

  1. Marona dice:

    Yo estuve buscando saatar por todas partes y no lo encontré… peeeeero… encontré sumak… jejejeje… así que me preparé mi propio saatar… jijijiji (no sé si será el auténtico, pero estaba rico). Lo puse para aderezar una coliflor (¿de qué me suena eso? ;)) y me gustó mucho. El sabor del sumak me pareció curiosísimo. Busqué algo de información y me sorprendió que fuera simplemente una baya.
    Un beso.

  2. sara dice:

    oye ibán, dónde compras el za’atar?, sabes de algún sitio en tenerife? me gusta mucho, pero no doy con él. me lo envía un amigo peeero lo gasto enseguida. hay distintas mezclas de za’atar e incluso lo puedes hacer en casa. yo, si no hay otro remedio, lo hago pero no sabe igual que el que recibo de mi amigo. el mejor es el egipcio, para mi, claro. también está muy rico con pollo y otros guisos. conoces el dukkah? supongo qué sí, si no, me lo dices y te cuento. lo comen los nómadas en el desierto con pitas y lavash etc. bueno, y ahora todo el mundo, claro. creo que debes conocer a estas chicas pero porsiaca mira esto
    http://arabicbites.blogspot.com/2007/07/tameiz.html saludos!

  3. Yo cada día flipo más contigo…… Si pasas por aquí yo pongo la harina, el vino y el lechazo churro. Tú haces el pan.

    Un saludo

    Roberto

  4. Vega dice:

    Si meto una especia más en casa me echan. No digo más.

  5. Bea dice:

    Un nuevo pancito de Ibancito (jaja, sorry)… yo tengo debilidad por los panes planos, no sé porque será???….. vaya tratado que nos has hecho de estas semillitas de las que nunca había oído hablar…. y gracias por ese macro de tu dedín con las susodichas. Un beso. Bea

  6. Ibán dice:

    Marona…coliflor con sátar??? hija, pues no tengo ni idea de dónde te puede sonar…pero la verdad es que es una idea cojonuda, a ver si lo hago un día :P
    Por cierto…(bueno, te pongo un mail).
    sara, el sátar? pues en Londres en cualquier lado ;) En Madrid o Barcelona no veo por qué no debiera ser fácil de encontrar. El duka lo he visto en varias recetas/blogs, estoy para hacerlo un día, ya que a mí me gustan mucho estas cositas. Y a las mozas esas sí que las conozco, mírate el pan de oat que pusieron la semana pasada… ;)
    pingüe gourmet…¿lechazo churro?????? ¿CÚANTAS TONELADAS DE PAN QUIERES QUE LLEVE??? arf arf…lechazo…arf arf (uy, ya he vuelto a llenar el teclado de baba, eso no se hace, hombre!!) Desde que he vuelto a España tengo unas ganas locas de cordero, lechazo, ternasco…arf, qué ganas.
    Vega, eso me suena!! El tema es hacer “como qué”….usease, que no se vean, así nadie dice nada, luego las sacas y las usas a escondidas!
    Bea, qué ricos los panes planos…además son grandes amigos de todas estas especias…tendríamos que hacer un especial especiado…o asín, ¿no?

  7. Marona dice:

    Aish… que entre lo del sátar y lo del sumak me he hecho la picha un lío y veo que lo que tú habías hecho era coliflor con sumak no con sátar… :S Podio, tengo que revisar mis desayunos kriptoníticos que me están fallando… :D

  8. Ibán dice:

    Claro…satarsumak, sumaksatar… ¿por qué se empeñarán en poner nombres tan extraños a cosas tan raras? Están locos estos romanos.
    Este sátar es “halabi”, marroncito, y tiene mucho sumak…mmmmm….es amarguito y astringente, como terroso.

  9. liuia dice:

    Qué alegría saber que no soy la única a la que le parecen una porquería las secciones de cocina de los semanales ;).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *