J’ensemence

Tan contenta sobre la encimera de mármol, mi masa madre en etapa de metamorfosis. Lleva dos días en danza por la cocina, acumulando fermentaciones, construyendo sabor y aromas capa a capa.

Jensemence

Le he dado varios ciclos de fermentación alimentándola con harina blanca de trigo, quitando acidez y añadiendo aromas y gusto. Por fin, ayer por la noche comencé un levain añadiendo también centeno y trigo integral hasta alcanzar la consistencia de una masa. Esta tarde completaré su ciclo para una hogaza de centeno blanco que no comeré hasta mañana o pasado. No me importa esperar, hoy tengo la cabeza llena con el verbo francés ensemencer (sembrar), que es el que utilizan en panadería para el acto de llenar de vida una pieza de masa. Sería algo como inseminar (todas proceden de la misma raíz), pero inseminar suena como un millón de veces peor: insuflar vida, llenar de simiente, de alma y sabor.

Me demoro tras mezclar el anteúltimo paso de este pan: j’ensemence.

Esta entrada fue publicada en Pan, Tíoteorías. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

10 respuestas a “J’ensemence”

  1. Pedro dice:

    Yo inseminado,no. Ensimismado, un montón!! Estoy empezando a pensar que quizás nos veamos por Barcelona sí o sí, si se puede, claro…
    Voy a darle una vuelta a la masa madre que empecé el domingo, que ya le queda poco!!

  2. Margarita dice:

    Qué belleza de lengua el francés, verdad? Ensemencer suena a algo fabuloso. Te cuento de inseminar. Historias de vida. Uno de mis tíos del lado de papá (que si hoy viviese tendría ciento y algo..) de joven fue a la Patagonia. Allí aprendió la inseminación artificial en ovejas (imagino yo que de los ingleses que estaban en el sur). Después, ya de vuelta acá, fue donde vivía mi abuelo materno a inseminarle sus ovejas. En esa casa había una chica muy joven que le resultó encantadora. Cuando volvió a la ciudad le contó a su hermano menor de esa chica joven. Uno o unos años después cuando volvió a lo de mi abuelo a inseminar llevó de ayudante a su hermano menor. El hermano menor conoció a la chica joven y …. le gustó la chica …. y a ella le gustó el chico… y se enamoraron. Y después de algunos años de novios se casaron. El menor era papá y la chica joven es mamá.
    Conseguííí el centeno. Hurra!!!!!! P.

  3. intxaurtsu dice:

    qué cosa esto de las lenguas ¿eh? y se empeñan en hacer desaparecer la filología y las carreras de humanística, y entonces ¿quién va a pensar? Sigue sorprendiendome el encontrar términos que describen conceptos que no aparecen en mis lenguas y pienso que hay gente que desconoce ese concepto por el mero hecho de desconocer esa lengua, curioso ¿verdad?

  4. Ana dice:

    Hoy hablaba de ti a una amiga.
    Le contaba lo que me gustaba leer tus textos, por la riqueza del vocabulario, por su contundencia y por tu capacidad de transmitir emociones y sensaciones.

    Espero que entre tus proyectos esté el de escribir un libro sobre sabores, panes y demás. …

    Me encantaría leerlo.

  5. núria dice:

    Como siempre felicidades por todo lo que nos enseñas; me apunto a la idea del libro que comenta Ana, yo te aseguro que me lo pido.
    besos

  6. Alba dice:

    te leo muy místico. preciosa la masa madre con esas motitas, pero me la imagino más bonita en forma de hogaza. nos vas a poner foto, no?
    petonets,
    Alba

  7. Pachi dice:

    Iban, podrias darme mas datos sobre las cantidades que estas usando en este caso?Es que ahora mismo tengo una masa madre refrescada dia a dia desde hace 5, alimentada finalmente con harina integral de trigo.O sea, como tu antes de hacer ese “levain”.Es decir, ahora deberia añadir mas harina hasta consistencia de masa y despues?Entiendo que dejas que esa masa fermente quizas otro dia y le añades mas harina y agua para corregir para ya amasar el pan final…o no?Iluminame, please!!!!

  8. Xavi dice:

    Bonjour!

    Apenas descubro tu blog, y encima de rebote. Simplemente genial, me gusta mucho. Además te leo desde la France que es donde ando desde hace ya unos añazos, regocijándome por las cocinas y haciendo algún que otro pan.

    Me pasaré a menudo a leerte. Prometido. Y felicidades por esa verborrea tan llanera y agradable.

  9. Huanshu dice:

    Saludos Iban y a todas y todos que pasan por este magnífico blog!!!!!!!!!!
    Margarita, bonita historia la que cuentas, mientras leo escucho Guitarra Negra de Alfredo Zitarrosa, todo mi ser está emocionado, gracias Iban, gracias Margarita y a los demás.
    Zalú y Libertá.

  10. Jesús Varguez A dice:

    Felicidades Iban. Tienes un Blog muy cálido y con sentimiento.

    Extraño mundo este del pan. desde siempre el olor de la panadería me fascina. Empecé a leer algunas recetas todas con levadura y la verdad todo fue un fracaso a medias (o un éxito a medias). dano tumbos encontre “Madrid tiene miga” y luego tu Blog.

    Hace dos semanas empecé con la masa madre y la semana pasada hice mi primer pan. !Eureka! encontré el olor. La corteza me quedó un poco dura pero el sabor lo disfrutó mi nieta (5), así que no se necesita mas. La vida es así de sencilla, basta un pan, con buen sabor.

    Ayer (27.11.09) empecé un nuevo pan con un buen de tinto y mi nieta de compañeros hoy por la noche espero hornearlo.

    Te agradezco de verás la información que publicas y coincido con los otros blogueros escribes delicioso deberías publicar un libro de vida y pan.

    Saludos desde México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *