Arroz a la cubana (post sentimenal)

Este es uno de mis platos favoritos del mundo mundial.

Arroz a la cubana

No sé como será cuando me muera, pero puede que, un instante antes de pasar al otro barrio, me acuerde fugazmente del arroz a la cubana; y de las vainas con patatas también.

* Nota importantísima: este de la imagen no es el plato que me comí. Yo nunca, nunca, nunca me pongo el tomate con el arroz y el huevo al principio. Me gusta servirme arroz y un huevo; cortarlo, mezclarlo y comérmelo (esto me eleva a un estadio superior en lo cosmogónico). Después, me sirvo otro huevo que, esta vez sí, trituro con tomate y el arroz (en ese momento alcanzo un estadio aún superior, si cabe).

** Otra nota, aunque menos importante: me resulta curioso como este plato que para cualquier españolito de a pie es lo más normal del mundo, no resulta corriente para gente de otros lugares. Muchísimas veces, hablando con gentes de aquí y de allá, me he llevado la misma sorpresa al dar por sentado que mezclar arroz, tomate y huevo es una combinación obvia. Pasa con muchísimos otros platos y costumbres, pero en este caso concreto siempre me ha chocado (algo similar se puede decir del arroz con leche, especialmente frío).

Esta entrada fue publicada en Sin más. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

9 respuestas a “Arroz a la cubana (post sentimenal)”

  1. milcolores dice:

    Hace unos cuaaaaantos años estuve de Au Pair con unos niños escoceses que jugaban al rugby y se ponían kilt los domingos. ¡Eran la leche! En fin, que un día les preparé Arroz a la cubana para la cena y ¡¡¡fliparon!! ^_^ En ese momento, me pareció alucinante…

  2. Ibán dice:

    Ahi las dao! Eso es a lo que me referia! …aunque ahora que lo mencionas, arroz a la cubano-escocesa (con un poco de haggis) no seria ninguna tonteria.
    …Lo que no me ha quedado claro es si estos niños jujaban al rugby en kilt :P

  3. milcolores dice:

    ¡Yo si que aluciné cuando les vi con el kilt a los cuatro hijos que tenían y al padre!
    Si es que me tenía que haber llevado el traje de neska ; )

  4. MunduJr dice:

    La verdad es que las costumbres radicalmente distintas que tiene la gente a la hora de comer los huevos fritos bien se merecería un profundo estudio sociológico. Si no hablas tú de ello hablaré yo algún día… jejeje.

  5. Ibán dice:

    JAJAJA, que bueno, no lo habia pensado…pero claro, es antropologicamente muy relevante, si señor.
    Pues a mi me gustan con puntilla, con lo blanco duro y la yema liquida (ahi es nada), y cuando tomo huevos fritos (sin arroz, se entiende) lo hago sin cubiertos, solo con trozos de pan casero destrozando el huevo y pringandome las puntas de los dedos….yo es que con el huevo me pongo muy ancestral ;)

  6. JB500 dice:

    holaaa

    para mi falta un platano frito, la combinacion es brutal

    v’sss

  7. visckyss dice:

    Viva el arroz a la cubana-española, con tomate frito casero, arroz rehogado con ajito y todo revuelto con el huevo frito. Luce asqueroso, pero sabe a gloria

  8. Ibán dice:

    Dí que sí! Con plátano o sin él… es lo mejor del mundomundial

  9. eduardo dice:

    ay iban iban….. di que si… el arroz “a la cubana” (y que nadie en el caribe ni el golfo de méxico conoce de esta manera) es digno de dioses. Si el arroz y el huevo fueran alimentos escasos este platito se serviria en el ritz. (bien pijo de presentacion, of course). Y su degustación más placentera, coincido contigo, es senza pomodoro. Ay, menos mal que los pobres podemos tener acceso a estas suculencias… Y lastima que haya que racionarlas para no descompensar la dieta… tan dificil de mantener en su punto exacto. Pillo Iban. que eres un Pillo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *