Alubias con sardinas indivisibles

Sí, sí: indivisibles. Como son indivisibles quedan mejor con pimentón de Murcia, claro.

Alubias con sardinas indivisibles

Estas sardinas, aparte de indivisibles, son en salazón. El saborazo que tienen agradece mucho un poquito de pimentón, ajo y unas alubias para absorber su exceso de sal y que todo se contagie de sabor.

Sardinas indivisibles, directas del tabal al plato

“Directas del tabal al plato” pone. No entiendo muy bien la combinación de las tijeras y el lema “Pack X 2 Indivisible”. ¿Querrá decir que no puede uno irse al Mercadona con una tijera y llevarse la mitad del paquete?, ¿o tal vez que hay que tomarselas siempre a pares, juntas?, ¿tal vez algo más filosófico?: “liberté, egalité, fraternité, laïcité, indivisiblé“.

No cabe duda de que el hecho de ser indivisibles es lo que les da ese sabor.

This entry was posted in Pescado, Sin más. Bookmark the permalink. Trackbacks are closed, but you can post a comment.

12 responses to “Alubias con sardinas indivisibles”

  1. En casa las sardinas saladas siguen siendo un manjar…eso si, tienen que ser de cuba (la caja de madera redonda)que mis padres son muy puristas y si van envasadas en plástico al vacío, no molan…ya claro, cada vez es más difícil encontrarlas.
    Mi madre las pela, dejándoles sólo la raspa y los lomos, las lava y las pone en aceite de oliva, ajo y perejil a macerar.
    Luego se comen con pan candeal tiernito y un tomate rojo-rojo y prieto (vamos, de los güenos).
    Ya estoy ensalivando…

  2. Sara says:

    Buf, Mar… acabas de conseguir que me apetezcan unas sardinillas…. a las 9:30 de la mañana! Eso no se hace!

    Iban, probaré esas sardinas…

    Puestos a ser poéticos, yo si fuera publicista, lo pondría como publicidad subliminal, lo de pack indivisible… si empiezas con una de las partes, no dejas la otra sin abrir!

    Saludos!

  3. ella says:

    Qué sardinas mas románticas! No solo no puedes dejar la otra sin abrir, como dice Sara, sinó que además las tienes que tomar en compañía… Nunca se me hubiera ocurrido preparar una cena con velas, vino y sardinas. Nunca te acostarás…..
    Un beso

  4. con Ka says:

    Sí, la campaña de San Valentín’08: Sardinas en parejas, indivisibles, juntas del tabal al plato…Y para comerlas en compañía.
    Mercadona, qué gran invento. Nunca dejan de sorprenderme.

  5. rosal says:

    Vaya platillo !!!
    Había leido “sardinas invisibles”…. y yo rauda y veloz iba a descubrir donde están las sardinas…. jajajajaja

  6. Ibán says:

    Mar, estas no eran de cuba, sino de “paquetito indivisible”. La verdad es que eran diferentes a otras veces que las he tomado. Estas no eran tan “secas”. Yo las limpié y dejé sólo los limitos también :) No sé si se habrá notado (en la sección Pescado) pero soy un GRAN fan de las salazones y los ahumados…esos sabores de antaño. He leído que estas sardinas se pueden freír dentro de un pimiento asado…flípas! Esto de macerarlas en aceite lo voy a probar, ¿cúanto tiempo las tiene ahí?
    Sara, ella, Ka, pues yo me las hice en uno de esos días que estás solo en casa, medio griposo y no te apetece mucho nada…así que rescaté unas alubias que había congelado hace unas semanas, individí las sardinas y punto…pero me lo comí con poco romanticismo, la verdad. jejeje, la verdad es que como comida romántico-eróticona-afrodisiaca, estas sardinas, no sé yo…el tufo que te queda en las manos al lavarlas no se va con nada!!!!!! ;)
    rosal ssssiesquevamos como locos….. :P Tú lo que querías era ser la más rápida y ganar un nuevo GRAN CONCURSO en este blog, paicencia, paciencia!

  7. MunduJr says:

    ¿”Indivisible”? Como te oigan los de un partido político que yo me sé, van a cambiar de gaviota a sardina.

    Mi padre siempre cuenta que de pequeño se comían bastante por aquí. Se ponían entre una puerta y su marco (en el lado de las bisagras) y se estrujaban así para luego “pelarlas”. Siempre me ha parecido muy rústico el detalle de la puerta…

    Por cierto, no tengo ni idea de por qué, pero en mi pueblo a las “sardinas viejas” se les llama “guardias civiles”. De hecho hay una especie de chiste/anécdota/acontecido sobre la relación entre la benemérita y las dichosas sardinas… si consigo acordarme, os lo cuento.

  8. izaskun says:

    yo lo de indivisible lo entiendo también como que la gente en el super no haga lo mismo que con los yogures..
    lo entiendo así..
    las tijeras.. para el martekting de solteros que tienen.. en plan tranquilo que te lo puedes repartir en dos raciones, y por otra parte para que la gente no lo parta en dos..
    qué bueno!
    un saludo iban, y gracias por estoso post, a mí personalmente me gusta mucho leerlo!
    izas

  9. Hola, Ibán.
    Con 24 horas que tengas las sardinas macerando es suficiente, aunque ya sabes que estas cosas, cuanto más tiempo, más sabor.

    Me ha hecho gracia leer a Mundujr, porque en mi pueblo también las llaman guardias civiles, aunque no sé por qué. En cuanto a la puerta y su bisagra, me parece un gran método para limpiarlas, pero ¿no se concentraban todos los gatos del barrio en esa puerta para chupar los restos? :P

    Y por último, el olor a sardinas de las manos (y de pescado azul en general) yo me lo quito con desodorante de rollon. Me lo unto por las manos y dedos y lo restriego como si fuera crema hidratante…

  10. MunduJr says:

    Jajajaja. Claro, se me olvidaba. Para aplastar las sardinas con la puerta había que hacerlo en el periódico en el que venían envueltas antaño.

    Y ya me he acordado del “acontecido”: resulta que en Zaldibia (Gipuzkoa profunda) la benemérita se encontró en su ronda diaria con que en un escaparate había un letrero junto a la “cuba” de sardinas que decía: “a dos reales el guardia civil”. Visto esto, naturalmente, entraron en la tienda y le ordenaron al tendero que corrigiese de inmediato tal incorrección. Al volver de su ronda se encontraron con que había otro cartel: “a peseta la pareja”.

    Odio explicar la gracia de los chistes, pero por si acaso: “la pareja” es como aquí (y creo que en todas partes) se referían a los guardias civiles, porque iban de dos en dos, así que “a peseta la pareja” seguía siendo una referencia al Cuerpo. ¿A que no tiene gracia? Pues mis abuelos se parten el eje.

    Humor vasco, será.

  11. Ibán says:

    Mundu, qué buena historieta y acontecido :) Nosotros en casa también las hemos espachurrado con papel de periódico, pero hemos omitido el detalle de la puerta: estamos de alquiler ;)
    Izaskun, gracias a ti! vuelve cuando quieras.
    Mar, gracias por lo del aceite. Mañana mismo pongo la que me queda así, cual inmensa anchoa.

  12. A mí también me gustan los paquetes indivisibles, pero lo que más me gusta son los chorizos indivisibles, esos de la matanza de la vecina, que van atados, no grapados, y que ya que te pones, junto a un buen cantero de pan, un vino y un cuchillo bien afilado…….. ¡Por dios! Que son las diez y media……… Soy incorregible.

    Un saludo
    Roberto

Leave a Reply