Butifarra de perol

Por fuera la butifarra de perol parece inofensiva, otro miembro de la gran familia de excelsos embutidos catalanes; una salchicha ni muy grande, ni muy bonita, ni muy fea (como suele ser el caso con algunos embutidos bestiales de feos y bestiales de ricos). Pero cuando la abres, aquello es la locura. Ya me habían advertido de su densidad cósmica, cercana a la del agujero negro; una vez pinchado el trozo, casi podrías untarla como si fueran unos rillettes de cerdo.

Butifarra_Perol

Tradicionalmente se hacía con cabeza, corazón, riñón, etc. Todo bien cuajado de tocino y pimienta. Esta butifarra ampurdanesa de la imagen no sé que tendría exactamente, pero te dejaba los labios como si te hubieras puesto cacao, una increíble sensación melosa en la boca, un intenso sabor a cerdo, un sabor porquérrimo (que a mí personalmente me acerca a miles de años de vida marrana y cerdas generaciones) y la impresión de estar ante algo que no cabe en el término embutido.

Esta entrada fue publicada en Animal, Barcelona. Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

6 Comentarios

  1. Publicado 30 abril 2010 en 09:55 | Permalink

    Yo estas cosas no debería verlas por la mañana, y con el estómago vacío… ñam!

  2. Arnau
    Publicado 30 abril 2010 en 10:05 | Permalink

    Placeres de la vida!!!

  3. Publicado 30 abril 2010 en 12:10 | Permalink

    Fantástica, una alegría para nuestros sentidos…

    Lástima que esta de la foto, yo sólo puedo disfrutarla con la vista, desde aquí..

    Saludos

  4. Publicado 1 mayo 2010 en 14:25 | Permalink

    Me he divertido de lo lindo con tu entrada!
    ya te estoy viendo la vena ampurdanesa, entre los brunyols y la botifarra del perol…
    Besos

  5. MariaV
    Publicado 3 mayo 2010 en 13:13 | Permalink

    Más que la butifarra en este caso, lo que me gusta son tus comentarios en general.

  6. Tina
    Publicado 7 noviembre 2011 en 10:03 | Permalink

    Yo he tenido la suerte de poder probar ayer mismo este estupendo manjar.
    Fuimos a un restaurante en el que tienen platos que dicen de origen volcánico…
    Comí un milhojas de patata con butifarra de perol y salsa de ceps…
    No puedo ni explicar la explosión de sabor en la boca!
    Desde luego os lo recomiendo.

2 Trackbacks

  1. Por Butifarra de perol con chucrut el 11 febrero 2011 a las 00:08

    [...] puse la butifarra, poco a poco fue dejando parte de su melosidad cósmica en la sartén, y ahí metí el chucrut; con la grasa gelatinosa y un poco de chupchup, quedó con [...]

  2. Por (Red) Bull negre « Spanjaard el 1 septiembre 2011 a las 10:04

    [...] Aquí la describen bien. [...]

Publicar un comentario

Tu correo nunca es compartido ni publicado. Los campos requeridos están marcados *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *