Pastel Bicing

¡¡Pasteles y bicicletas!! …qué podría ser mejor.

Pastel del primer aniversario Bicing

El primer aniversario de Bicing*, el sistema de préstamo de bicicletas de Barcelona. La cosita redonda era chocolate blanco.

* Me encanta como suena el lema publicitario en catalán: “Agafa el Bicing” (con acento ad hoc).

Esta entrada fue publicada en Barcelona, Dulce. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

7 respuestas a “Pastel Bicing”

  1. Izaskun dice:

    jjajaajaj! Ya veo que no has podido resistirte a darle un mordisquito antes de sacarle la foto!! yo me quedo con la cosita redonda… mmm…

  2. con Ka dice:

    ¡Vaya! Parece que hoy la cosa va de bicis ;)
    Yo ya he conseguido la mía, Ibán, a partir de ahora puedo visitar tu blog sin miedo, si veo que engordo con sólo ver tus fotos, me cojo la bici y a quemar calorías, ¡jaja!

  3. Milcolores dice:

    El préstamo de bicis en Barcelona está genial y muy bien organizado. En Vitoria lo tenemos hace unos cuantos años (son naranjas!!) y no me sorprendió verlo en Barcelona (donde son mucho más modernos que nosotros.. jeje) como tampoco me pilló de sopresa que el alquiler fuera de pago ; ) Aquí en Vitoria es completamente gratis y yo he sido gran defensora y usuaria (del servicio y su gratuidad) hasta que me he hecho con mi propia “dos ruedas” ^_^

  4. Sara dice:

    Viva el Bicing… cuando no llueve!!! (soy así de señoritinga).

  5. Ibán dice:

    Izaskun, pues sabía un poco raro el pastelito, tenía limón, naranja y alguna otra “movidita” irreconocible, no era para tirar cohetes.
    Ka, enhorabuena por esa bici, seguro que te da muchos momentos de felicidad!
    Milcolores, el Bicing creo que es muy buena idea, pero (como todo) tiene sus pegas. Casi me atrevería a decir que está muriendo de éxito. Como hay tantas bicis y tantos usuarios (y tantos usuarios cafres y descuidados) las bicis están muchas veces en mal estado y son una tortura de llevar (a pesar de que Bicing pone empeño en mantenerlas bien); por otro lado, como hay tanta gente usándolas, no se puede evitar el flujo casa-trabajo-casa que hace que, cuando vas al trabajo por la mañana o llegas a casa por la noche, no haya sitios libres donde dejarlas, con la consiguiente incomodidad. No obstante, el sistema no es estrictamente de pago. Pagas una cuota anual, como “registro” y luego el uso es gratuito cada vez durante los 30 primeros minutos. Barcelona es una ciudad donde la mayoría de los trayectos no te lleva más de 30 minutos :) así que, “de facto” es gratuito. Después de 30 minutos te cobran 30 céntimos por cada media hora hasta un máximo de 2 horas, después de las cuales hay sanción. A mí este sistema me parece muy bueno, ya que son para lo que son, para ir al trabajo/compras/etc, y usarlas en vez del coche/metro/bus, en trayectos punto a punto, a pesar de que hay mucha gente que parece no entender esto…y me ha ocurrido ver una candada en la playa mientras su dueño digo yo que tomaba el sol y se bañaba…enfin… viva el civismo.
    Sara ¡finolis!! …di que…para lo que llueve en Barcelona…no tienes excusa :)

  6. Roser dice:

    Pues a pesar de lo que dices el pastelito tiene una pinta increíble, la clásica coca húmeda. Y el chocolate blanco también.

  7. bicing dice:

    nyam que pastelito mas bueno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *