Paraguayos y ciruelas

¿Para qué?

Paraguayos y ciruelas

Para comerlos, que están en sazón.

Esta entrada fue publicada en Sin más, Verde. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

5 respuestas a “Paraguayos y ciruelas”

  1. Marona dice:

    Hay varias frutas que se han convertido en LUJO con mayúsculas. No sólo por su sabor, por el precio que tienen en el mercado de aquí, los paraguayos, los nísperos y los higos. Me voy al mercado a comprarme un puñado para el postre.
    Besos.

  2. Ibán dice:

    Marona….¿para qué? para el postre ;)

  3. Marcela dice:

    Estos duraznos chatos que llamas paraguayos, acá en casa los conocimos siempre como “variedad de Córdoba”. O quizás eran una variedad muy parecida. La cuestión es que acá casi no se ven ya. Tienen el inconveniente que tienden a abrirse al madurar.
    Muchos saludos!
    Marcela

    P.S.: Estuvimos en la quebrada del Condorito. Ya sé, no tiene que ver con nada, pero me acordé de vos. :D

  4. con Ka dice:

    Oh, me encanta el color de esas ciruelas, parece que se hayan sonrojado ;)

  5. Lola dice:

    Qué ricos los paraguayos cuando están dulcecitos, por aquí también se les llaman “chatos”.

    Y las ciruelas me encantan, estas chiquititas son como un anuncio de lo que vendrá luego, las amarillas, las moradas y las verdes “claudias”. Una delicia.

    Me encanta esa frase “están en sazón”, nunca la uso, pero suena de maravilla, te imaginas enseguida una cesta llena de frutas recién cogidas, dulces y apetitosas.

    Saludos desde Cartagena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *