Merluza y coliflor

El invierno.

MerluzaColiflor

Comer alimentos cocinados por otras personas a veces es como viajar en el tiempo y el espacio. Esa manera de sobrecocer las verduras invernales o la pasta a mí me transporta al siglo pasado.

Esta entrada fue publicada en Pescado. Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

5 respuestas a “Merluza y coliflor”

  1. olga r. dice:

    Es una tontería, pero la pasta y la verdura pasada me sacan de quicio. Por eso no como pasta fuera de casa.

  2. pinchín dice:

    No se por qué pero creo que no dices eso de forma totalmente negativa ¿verdad?. Creo que hay veces que esos alimentos son magdalenas de proust.
    Comer espaguetis gordos de tan cocidos que están, con salchichas de carnicería y tomate triturado toscamente a mano me recuerda a las reuniones de primas en casa de mis güelos ( la güelita que me queda y que odia cocinar) y es un alimento extinguido ya que cuando salieron los sobres de tallarines de gallina blanca mi güelita se pasó sin pensarlo a ellos.

    Lo de las verduras es un sinvivir, cuando estuve en Francia viviendo empecé a disfrutar de las verduras hervidas en su punto, casi crujientes, con todo su sabor, eso sí cuando las preparé para mi familia recibí una mirada de rencor. Se comería más verdura como guarnición (a mí me encanta) si la gente tuviera algo más de idea de como prepararla.

  3. Vir dice:

    En casa de mis padres también se sobrecocían siempre las verduras y la pasta, yo creo que estaba mal vista cualquier verdura que estuviera “tiesa”, porque eso significaba que no estaba lo suficientemente tierna. Yo ahora tiendo a cocer todo al dente, pero cuando cocino en casa de mi madre, me sale espontáneamente hacer las cosas como ella, qué cosas.

  4. Mapi dice:

    Yo cada vez que visito a mis padres y hay verdura, mi madre ya sabe que le toca poner 2 cazuelas: una para sobrecocer las verduras como a ellos les gusta, y otra para mi, para “dejarlas casi crudas” (como dice ella)

  5. Ana dice:

    La pasta sobrecocida con chorizo grasientilla que hacía mi amama (abuela) es una de las comidas que más feliz me han hecho en mi vida. Y el ruido que hacían al remover la pasta en la cazuela………..qué cosa más linda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *