Madejas, chireta, morro y Ámbar

Y sesos, manita, torrezno y más.

Madejas, chireta y Ambar
Morro, manitas, torrezno

En Huesca, por la noche, ayer.

Hacía años que no tomaba madejas, un placer añorado; la chireta no la había probado, es tripa rellena de asadurillas y arroz (un cruce entre la morcilla y el haggis); el  morro se te deshacía en la boca; y el torrezno era la locura, sobre todo la parte crujientita y su capa de grasa saladita.

Esta entrada fue publicada en Animal, Guarradas, ¿Vienes a cenar fuera?. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

7 respuestas a “Madejas, chireta, morro y Ámbar”

  1. Mònica dice:

    Ai Señor que pecados!!! Justo hoy publico unas tapitas de la otra punta, pero estas tela…lo de la etiqueta de animal me ha llamado la atención :)). Pues nada, visita a Huesca que nos aputamos en la agenda.
    Un beso

  2. martolina dice:

    Ay, noooo, mueroooo! :)

    Buen finde!

  3. Gusete dice:

    Mmmmmm, hace unos días te hablaba yo de la torteta de Barbastro… En Huesca ni la conocen, y está al lao!. Te la perdiste, es un producto curioso, te dejé un buen vínculo en tus bollitos de algarrobo

    Tio, entoavía me tiemblan las piennas :D

  4. MunduJr dice:

    Por Dior, pero qué barbaridad… ¿¿¿y el Ministerio de Sanidad no hace nada para prohibir semejantes manjares???

    Es curioso, he estado en Huesca un par de veces y siempre me ha parecido la ciudad menos interesante del universo. Naturalmente, esto da un giro de 180º a mi percepción y pronto espero hacer una visitilla por ahí, “de camino” (es un decir) a los Pirineos.

    Por cierto, Nacho me ha traído bull y mató de Barcelona y eso que al final no le pedí nada… ya se pueden tener amigos así, jejeje.

  5. Sr. Ternasco dice:

    Las madejas, las madejas… Que maravilla!
    Cuando vaya a Zaragoza la próxima vez me pondré fino.
    Recuerdo ahora a mi tía Gloria hacerlas en su cocina recién traídas del matadero donde trabajaba mi abuelo.
    Dioses del apocalipsis, que manjar!

    la chireta no la he probado pero creo que se debe parecer a la Chirella, embutido autóctono de Los Pirineos leridanos, hechos de pulmón de cordero, arroz y no sé que más. Delicias!

  6. Ibán dice:

    Mònica, lo de “Animal” no sé por qué lo puse así…pero lleva ahí hace ya años :) cosas que me dan. Ah, Huesca es un paraíso por descubrir!!
    Martolina, eso no sé si es de placer o de asco…que de todo hay.
    Gusete, lo recuerdo, lo recuerdo (el comentario). No obstante, donde estuve sí que la conocían (el Valero, también conocido como “El pinchico Olé”), estaba allí, entre las mil millones de tentaciones de la barra. Pero había que concentrarse, no se puede ir a “setas y a Rolex”. El tema longanizas-torteta-morcillas y el ajoarriero-bacalaos-boquerones los dejamos para la próxima excursión…no se pierdan los siguientes capítulos!!
    Mundu, pues ojalá el ministerio no haga nada…porque como hagan algo…tendré que cargarme el ministerio (he dicho). Sobre Huesca (la ciudad), yo vuelvo de manera regular (no a menudo, pero siempre vuelvo), y es un lugar de especial cariño para mí (además, tengo “contactos”, you know). Y sobre Huesca (la provincia) es un lugar cercano al paraíso, desde Almudévar a Ayerbe, o desde Monte Perdido a Ansó…pasando por el pueblo de Triste (el pueblo con el nombre más bello que hay)… ¡Qué bueno lo de Nacho!! Si o llego a saber te pongo una lista de 15 cosas ;) ¿Estaban buenas esas???
    Sr Ternasco, manjar de dioses, ¡proclamo!! Por cierto, tu tía gloria no estará (súbitamente) soltera y con ganas “de casar” con un buen Bilbaino “en edad de merecer” ;) …digo, para que me haga unas madejicas. Y la chireta y la chirela, sí, por ahí deben de andar, parientes cercanas.

  7. laura dice:

    Hola

    he vivido en Huesca cuatro años y creo haber reconocido en esa barra de bar azul celeste de los años 60 de las fotos los pinchos del Valero Pinchico Olé!

    un poco grasientillos pero inevitable picar…

    un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *