Las labores del invierno en verano

Poco a poco voy pensando en recoger mis trastos y dejar esta ciudad. Así que comienzan las labores propias del invierno (bueno, del verano).

Disecar la masa madre y guardarla en paquetitos, como quien hace reservas para la estación de cambios que se avecina

Disecando masa madre

Hace unas semanas que estoy haciendo experimentos con esto. Esparzo unas cucharada de masa madre (cuando está en plena efervescencia) y la dejo secar sobre papel de horneado. Luego la trituro y envaso los copos resultantes. Por el momento he conseguido reconstituirla un par de veces con éxito, y planeo enviarla a los confines del universo para que amigos y gentes de otras tierras puedan animarse a hacer pan de la manera tradicional y disfrutar con mi masa madre de Londres.

Posiblemente la “cepa” de masa madre más famosa es la de San Francisco, incluso tiene nombre Lactobacillus sanfranciscensis, y mucha gente se obsesiona hasta el extremo en conseguirla, para hacer una hogaza del mítico “San Francisco Sourdough”, un pan con pedigrí.

No sé, creo a veces se pierde la sencillez de las cosas. Yo vivo en Londres, así que el bicho que pillé, y que vive en mi nevera desde hace más de 2 años, sería un Lactobacillus londonensis. Así que cuando vaya a Bilbao tendré Lactobacillus bilbainus (de la subcespecie Lactobacillus bilbainus chimberus), y puede que en breve me haga un cultivo de Lactobacillus barcelonensis,y no descarto que la nevera del futuro tenga sus botecitos de Lactobacillus anchoragensis, Lactobacillus lisbonensis o, por qué no, Lactobacillus alicudensis. Es lo bonito de la cosa, ¿no?.

Así que van pasando estos días de labores, y dentro de poco empezarán las bolsas de ropa, las cajas, el eterno y periódico desmontaje y posterior montaje de los muebles de Ikea para ir con ellos a otra tierra, hacia otro mar, a hallar con certeza otra ciudad mejor. Estos muebles que nos acompañan de casa en casa, como una caravana de recuerdos.

Mientras tanto, fermenta en la cocina la última masa, hecha con harina T550 de Polonia; una harina muy suave y delicada. Con esta harina casi dulce me encanta prolongar la fermentación (este pan de la foto tiene más de dos días) para que la masa coja un toque agrio que complemente a ese dulzor natural.

Harina polaca

Las hogazas leudando, el horno puesto a calentar, las noches de horneo; Londres se va acabando poco a poco.

This entry was posted in Pan, Tíoteorías. Bookmark the permalink. Trackbacks are closed, but you can post a comment.

10 responses to “Las labores del invierno en verano”

  1. Patricita says:

    Bueno querido Ibán, no olvides que como tú dices siempre “la ciudad va contigo” asi que seguramente pronto puedas hacer un pan con una Lactobacillus urbiscumtigovadis.

    No tienes la certeza de saber que la próxima ciudad será mejor si no tienes esto en cuenta, que es importante mantener el entusiasmo, el de la llegada y el de la ida, la puerta abierta a un futuro incierto y por tanto apasionante, porque todo en él cabe, porque todo es posible.. pero lo difícil es mantener el ánimo cuando todos los días son iguales y se parecen terriblemente entre si como dos hermanos gemelos que uno no es capaz de distinguir…

    Por eso espero que no olvides eso junto a otras hogazas y otros panes y otros momentos de felicidad compartida, en otros lugares…

  2. Ibán says:

    Claro Patricita…eso es exactamente lo que dice el parrafo de “estos dias de labores”…encima de que me pongo fisno e intelestua y cito a los clasicos ;)

  3. milcolores says:

    Pues a mi este post me ha puesto como… triste : ( Debe ser que tengo el día sensiblón!
    En cualquier caso, tu casa seguirá oliendo a pan recién hecho… Eso no tiene precio majo, no lo tiene!!

  4. Ibán says:

    Bueno, más que triste es un post de “nostalgia previa” o asín… es como el pan, tiene todos los sabores, dulce, amargo…

  5. MunduJr says:

    ¡¡¡Yo me pido un Lactobacillus ATAUNENSIS!!!

    Ah y no sé en qué trabajas… pero si queda una vacante me apunto. Necesito poca excusa para volver a Londres.

    P.D.- Traete unos bombones de “La Maison du Chocolat” (45-46 Piccadilly St.). Y no te olvides de ir a Yauatcha antes de volver.

  6. Ibán says:

    mmm… ¿qué tal vamos de idiomas?, ¿y de tema periodístico? … ;) http://www.alphagalileo.org

  7. gemma says:

    Qué tio! Cada día me dejas más alucinada… disecar la masa madre!

  8. iñaki uliamendi says:

    Estoy empezando ,llevo unos dias haciendo pan con masa madre de Lidl pero me sale una corteza muy gruesa.Ademas se me pega mucho la masa en las manos .Bueno alguna idea de como mejorar.?

    Gracias Iban , te vi en Eitb y me aficione.

    Agur.

  9. esti says:

    Gracias iban por compartir tu amor por elpan que hace que se contagie!!

  10. esti says:

    Gracias iban por compartir tu amor por el pan que hace que se contagie!!

Leave a Reply