La caja sincrética

Vamos, The sincretic box. Bueno, más concretamente The sincretic kutxa.

Siguen las mudanzas y voy recuperando poco a poco los objetos de mi cotidianidad londinense. Como mi caja sincrética. Es una lata con bonitos “motivos vascongados”, con sus caseros, sus pescadores, su caserío, su chacolí y su cerdo esperando la matanza. Me hace gracia porque es casi una versión pop del ensimismamiento poético de una escena de Zubiaurre.

La caja sincretica

Pero esta caja tiene un secreto; es mi caja de especias (en su mayoría indias).

The sincretic kutxa

Aquí guardo mi cardamomo, mi fenugriego, mis semillas de mostaza, el sumak, la nigella, la canela de corteza india, y muchas más. Con ellas hago mis mezclas de curry y avivo cualquier plato.

Incluso de lejos, con la caja cerrada, puedes oler su contenido…casi puedes dejar volar la imaginación y ver a los personajes de esa estampa de tipismo bailando al ritmo hipnótico de la música hindú. Es mi caja sincrética.

Esta entrada fue publicada en Sin más, Tíoteorías. Ir al permalink. Los trackbacks están cerrados pero puedes publicar un comentario.

7 respuestas a “La caja sincrética”

  1. rosal dice:

    Vaya tesoro Ibán…. ya la estoy oliendo desde aquí… debe ser un deleite para el olfato. Todavía estás por esas tierras vascas?

  2. Ibán dice:

    rosal, la mezcla de olores es bastante potente (y curiosa saliendo de esta caja). No, después de volver de Inglaterra he estado unos meses dando vueltas hasta llegar (y quedarme) en Barcelona este otoño :) y aquí me pienso quedar un rato!

  3. mudanzas dice:

    Muy xula la caja. Yo también tengo unas cuantas del tipo. Las colecciono…

  4. Ibán dice:

    mudanzas, debido a tu actividad, imagino que tendrás muuuuuuchas cajas :)

  5. con Ka dice:

    Cuando vivía en Bcn, un amigo me regaló una caja de bombones ‘Vasquitos y Nesquitas’, imprescindible en toda casa de vascos que se precie (siempre hay que utilizarla como costurero, ojo).
    ;)

  6. martolina dice:

    Hola Iban!

    Justo ahora me doy cuenta en tu comentario que me redireccionabas hasta aqui! Que torpona…

    Es una preciosa caja contadora de cosas! Y sí que tiene de Zubiaurre… Hasta en los cachetes colorados de los personajes…

    A mi tambien se me ponen así con el txacolí, colorados y felices. Pasa tan facil que cuando me quiero dar cuenta…

    ya estoy desafinando el “Lau Teilatu…” qué vieja cancion, no?

    Un beso!

  7. algunos olores no se olvidan, que envidia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *