Huevos fritos de envidia

Qué mala es la envidia (véase la excelsa entrada de hoy del amigo Loren).

HuevosPatasLuxe

Como tenía el aceite caliente y sobró una patata cocida de la cena, me he hecho unas patatas de Luxe Ibancito’s.

Jamoncito, chucrut, puntillas. Pan de sémola.

Esta entrada fue publicada en Sin más. Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

7 respuestas a “Huevos fritos de envidia”

  1. Ro dice:

    La envidia es malísima…Hace que no como huevos fritos…uhmmmm

  2. Vir dice:

    Cosa! Eso sí que es viajar a la infancia! (Comer huevos fritos con puntillas y sin remordimientos)

  3. Curry curry dice:

    Ese pan de sémola yo sé de dónde salió ;-)

  4. Loren dice:

    Los placeres de la vida.

  5. Carlos dice:

    Envidia de la malsana, de la amarga-nivel-biliar, de la visceral, de la que provoca retortijones, de la que te obliga a coger un cuchillo y descuartizar el aire por no tener ni un vil cochino al alcance de la mano para, aunque sea, aprovechar el instinto asesino y, oiga usted, preparar unas morcillicas ya que estamos matarifes.

  6. Javier dice:

    ¿By Ibancito De Luxe? ¿Dónde he visto yo eso?

  7. panaderoman dice:

    Uhm exquisitos, qué buena pinta tienen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *