Chirivías asadas

Cosa más deliciosa.

ChiriviasAsadas

Hacía siglos que no las tomaba, puede que desde la isla, donde aprendí a quererlas. Aquí en Barcelona, la pobre chirivía vive relegada a su obligado matrimonio con el nabo; siempre los venden juntos. Incluso cuando estás en una frutería donde te las sirves tú mismo, te las meten casi en el mismo cajón. Creo que cuando me llevo una bolsa entera de chirivías y no me llevo nabos, me miran mal.

Siempre me ha sorprendido, al leer clásicos de hace siglos* como el Quijote o el Lazarillo, que tomar una raíz asada siempre parace la cosa más miserable, deleznable y de pobres, cuando la capacidad de dar placer en el paladar de la chirivía asada es, a mi entender, algo llamativo.

La chirivía asada es una de esas cosas (como las vainas) que, de haber pocas, saldrían los más finos hablando maravillas de sus sutiles aromas, haciendo poesía y zen de su textura y su sabor… y nos las cobrarían a riñón. Por suerte, es un placer proletario que cualquiera se puede permitir. Al asarlas, se concentra su sabor y su dulzor natural, y sale ese saborazo que te deja relamiéndote y estirando la mano para coger otro trocito.

Acompañadas de una ensalada de berenjena y ajos asados con nueces… pena de eneldo.

* Por cierto, la chirivía (Pastinaca sativa) en alemán se dice Pastinaken, que enlaza con el nombre en catalán de su prima la zanahoria, pastanaga; aunque antiguamente también en español se denominaba a esta última pastinaca, acepción que hoy en día recoge el DRAE como “en desuso”. Qué bonitas las palabras (etimología circular patrocinada por Ibancito’s Incorporated).

Esta entrada fue publicada en Tíoteorías, Verde. Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

10 respuestas a “Chirivías asadas”

  1. barquerito dice:

    horno o plancha? tiempo de asado?

  2. Emilio dice:

    Yo las “atonto” un poco al vapor. A veces si no son muy tiernas quedan secas. Pero, sí, tienes razón, te miran mal cuando compras sólo chirivias. Las han relegado a una nabiza de cocido. Yo suelo comprar además colinabo ( ¿se escribirá así?) y me salen unos salteados con curry “güenisimos”. Te lo recomiendo.

  3. Anna dice:

    No hace mucho corrían por aquí unas chips inglesas de chirivía espectaculares pero las han dejado de importar. Antes no la conocía. Tiene que estar buenísima en crema.

  4. maryam dice:

    Creo que la raíz de la palabra zanahoria tiene origen etimológico árabe…Pues habrá que animarse a probar la, poco apreciada, raíz chirivía asada….Graciasss

  5. ¿Pastinacas? ¿pero eso no era algo verde en lata que comía Popeye?

  6. Ivana dice:

    Me encantan! Y el pure es delicioso!

  7. Marikeles dice:

    Habrá que probarlas asadas! Me gusta en invierno, una crema bien calentita, añadiéndole una buena cucharada de kéfir, o en su defecto, laban, yogur casero… cualquier lácteo ácido y molón.

  8. Honeybunny dice:

    Pues yo las descubrí en mi curso de cocina italiana (lo de curso es un poco de ironía, porque aprender lo que se dice aprender… más bien vamos a echar la tarde allí y cocinar juntos) asadas y con un aliño de aceite, limón y sésamo y me parecieron de lo más rico. Por cierto, en danés tmabién se llaman “pastinak”, plural “pastinakker” :)

  9. icandigitbaby dice:

    Yo me tuve que venir a Suecia para descubrirlas, y ha sido uno de mis ingredientes estrella durante el invierno. Eso sí, yo dejo caer unos dados de queso feta y unas olivas traídas de mi tierra, especialmente cuando tengo invitados ;)

  10. Eugenia dice:

    Ohhh me encantan. Al horno, con sal y aceite!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *