Calçots en la oficina

Un martes.

CalcotOficina

Aunque parezca increíble, los calçots al horno quedan inesperadamente buenos (ya, ya, ya; ya lo sé).

Eso sí, la oficina apesta a cebolla.

Esta entrada fue publicada en Verde. Ir al permalink. Publicar un comentario o dejar un trackback: URL del Trackback.

7 respuestas a “Calçots en la oficina”

  1. Maria dice:

    Rebozados tampoco están mal, en tempura.
    Pero lo ideal es en el campo y a la brasa :)

  2. piraeta dice:

    Una pregunta Iban, ¿donde has conseguido calçots en Madrid?
    Tengo muchas ganas de comerlos, pero aquí en Madrid no se donde comprarlos.
    un abrazo

  3. Cecília dice:

    Yo 1 vez al año con toda la pompa.
    El resto en el horno y quedan buenísimos .
    ¿Y la salsa ? ¿Casera?

  4. Ibán dice:

    Hombre, está claro que lo más rico es con fuego de verdad, pero me sorprendió (y venció todos mis prejuicios) hacerlos al horno. Lo hemos tomado dos veces esta semana, y es sssssstupendísimo.
    Piraeta, el de la foto es de aquí :)

  5. Roger dice:

    No los he probado nunca al horno..si rebozados, que tambien estan ricos…

  6. thsBonilla dice:

    Genial! Me ha encantado ver los calçots en tu blog. Aquí, en Barcelona ya llevamos unas semanas con las calçotadas. Son deliciosos y con la salsa…mmm. Es cierto lo que comenta Ibán y Cecilia, al horno también están muy buenos.

    Un placer visitarte!

  7. Aunque para algunos sea una especie de herejía, a mí me encantan salteados con un poco de aceite y sal, casi crudos, triscones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *